Es fundamental que sepas que cualquier diente perdido debe ser reposicionado. Tengamos presente que al perder un diente se puede generar una posible movilidad del resto de los dientes, con lo que suele aparecer un desajuste a nivel funcional como a nivel oclusal.

Al parecer, si uno pierde un diente y no toma medida, parece entrar en un círculo vicioso que va avanzando lentamente a un total deterioro de la boca. Por eso siempre es aconsejable que sea repuesto, en la actualidad el uso de un implante dental puede ser la manera más natural de reposicionar un diente que por diferentes razones se ha perdido.

Como siempre te aconsejamos, para evitar llegar a este punto nada mejor que realizar consultas periódicas al dentista y así prevenir problemas.

Tengamos presente que un implante es una raíz artificial, es una especie de tornillo de titanio que una vez que se ha integrado en el hueso permite fijar un diente o todos los dientes que sean necesarios. Afortunadamente en la actualidad es un proceso que no es doloroso.

Para llegar a realizar un mejor tratamiento es necesario poder establecer un diagnostico exacto sobre la base ósea , gracias a los adelantos tecnológicos se puede medir hasta décimas de milímetros en la masa ósea que tiene un paciente para así poder aplicar un tipo y otro de implante.

Foto | Flickr

Compartir
Artículo anteriorDentista sin licencia desfigura a una menor
Artículo siguientePrimer Día de la Salud Bucodental
Avatar
Hola! Soy Leticia del Pino, trabajo como editora de contenidos y disfruto escribiendo sobre temas de interes como la odontología, la salud de los pacientes y los nuevos avances tecnológicos vinculados a la medicina en general.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*