Clinica dental en Madrid. Doctora Pilar Garrido

Las novedades tecnológicas están llegando las clínicas dentales más a menudo que antes, y siempre son positivas para el paciente y para los profesionales. Hay avances en todos los campos, pero resuenan los de la odontología restauradora, la que busca restaurar la funcionalidad y la estética de un diente si se ha perdido.

Las razones por las que una persona puede necesitar un implante dental, empastes, carillas, coronas, puentes, dentaduras totales o parciales difieren, pero la solución suele venir de una fuente: la tecnología que se utiliza en cada uno de los tratamientos, y que empleamos en nuestra clínica dental en Madrid.

Por ejemplo, la caries es la causante de muchos problemas en los dientes: si avanza mucho, se puede llegar incluso a la pérdida de la pieza dental y hay que reemplazarla. Tradicionalmente se coloca un empaste y se hace seguimiento. Pero las tecnologías han ido más allá, apostando por las técnicas y tecnologías más innovadoras del momento.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Washington consiguió recrear la esencia de la amelogenina, una proteína fundamental para formar el esmalte de la corona dura, y diseñó péptidos derivados de amelogenina que se biomineralizan de manera natural convirtiéndose en un elemento activo que reconstruye la pieza dañada.

Aunque parece cosa de ciencia-ficción, los péptidos se unen a la superficie del diente y atraen iones de calcio y fosfato, reconstruyendo nuevamente el esmalte destruido por la caries, sin necesidad de un procedimiento más complicado. En cada aplicación, el péptido de amelogenina repondrá de 10 a 50 micrómetros de esmalte nuevo en los dientes.

Por otro lado, si nos fijamos en los tratamientos de implantes dentales, y como siempre informan nuestros dentistas en Madrid a todos nuestros pacientes, la tecnología no ha dejado de seguir avanzando. Se han creado protocolos, tecnologías y equipos que permite planificar, crear e instalar implantes dentales que ya fueron diseñados previamente en un ordenador, dando garantía de éxito en la operación y alivio más rápido al paciente.

Y si de materiales se habla, aparecen los esfuerzos por conseguir elementos cada vez más biocompatibles, que permitan una osteointegración rápida, segura y sin dolor. Es así como el zirconio está teniendo una cada vez más presencia en los tratamientos de implantes dentales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*