Labio leporino y Paladar hendido

El labio leporino y el paladar hendido representan malformaciones faciales y orales que se manifiestan muy temprano durante el embarazo o sea mientras que el bebé se está desarrollando en el vientre materno. El labio leporino presenta una fisura que se produce cuando no hay suficiente tejido en el área de la boca o los labios y el tejido disponible no alcanza para unir correctamente.

Un labio leporino se traduce en una división física o separación de los dos lados del labio superior, apareciendo como una estrecha abertura o hueco en la piel del labio superior, que a menudo puede extenderse más allá de la base de la nariz, incluyendo a los huesos de la mandíbula superior o encía superior.

El paladar hendido en cambio es una separación o abertura que se producen en el techo de la boca, implicando al paladar duro (la parte frontal ósea del techo de la boca) y al paladar blando (la parte posterior suave del techo de la boca).

Ambas malformaciones orales, el labio leporino y el paladar hendido pueden ocurrir tanto en uno como en ambos lados de la boca, pero debido a que el labio y el paladar se desarrollan por separado, pueden suceder por separado o sea que es posible tener un labio hendido sin labio leporino o a la inversa, así como ambos a la vez.

El labio leporino con o sin paladar hendido es el cuarto más común defecto de nacimiento oral en América del Norte y se producen más a menudo en niños de origen asiático, hispano o descendiente de Indios Americanos, presentando también otro parámetro de género, ya que las niñas pueden tener el doble de probabilidades que los niños a tener labio leporino y a la inversa los varones, tienen el doble de probabilidades que las niñas a tener paladar hendido sin labio leporino.

Imagen: MF

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*