Después de un año y medio luchando contra una pandemia mundial e intentando todos mantener la vida, sacrificando obviamente mucha parte de la que teníamos antes de la pandemia, pero buscando mantener los negocios y la sociabilidad.

Para poder tener un mínimo de actividad hubo que tener mucha precaución, para minimizar los riesgos, y dentro de esos protocolos el que triunfó por encima de todos fue el de las clínicas dentales. Siendo una de las profesiones que más riesgo tenía, ya que trabajan directamente en la boca de los pacientes y con un gran riesgo de contagios, de los más altos que se podían encontrar.

Sin embargo, han sido los que menor tasas de contagios han tenido, demostrando que sus protocolos han sido de los mejores y de la profesionalidad de los miembros de la clínica fuera de su vida laboral, al mantener la precaución.

También tiene un mérito dentro de estos resultados las empresas de limpieza y mantenimiento que han estado trabajando duramente en estos meses. Las empresas de limpieza ya tenían la experiencia de trabajar en laboratorios donde ya tenían protocolos similares a los que se tuvieron que realizar este tiempo en los dentistas.

También se encargaron de mantener la seguridad sanitaria en otros puntos, como con la limpieza de oficinas o la limpieza de comunidades de vecinos. Entre todos estos profesionales han logrado ayudar a que la pandemia haya sido controlada durante estos tiempos hasta la llegada de la vacuna.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*