apiñamiento dental

Cuando se dice que una persona padece apiñamiento dental es que sus piezas están en posiciones alteradas al orden correcto en la arcada, ya se la superior o inferior.

Uno de los primeros signos del apiñamiento dental es el cambio brusco e incómodo de la apariencia estética. Pero, con el tiempo puede traer riesgos para la salud bucodental.

Los dientes aparecen mal ubicado por la falta de espacio, ya sea porque algunas piezas dentales son más grandes que otras, o porque existe un maxilar estrecho.

Una de las consecuencias más comunes que sufren las personas con apiñamiento dental es la ejecución de la higiene, tan importante para la salud de la boca y el organismo en general.

La limpieza se dificulta debido a la falta de orden entre los dientes, que bloquea la llegada del cepillo a recovecos donde se acumula la suciedad, lo que provoca un aumento de placa y sarro, y el riesgo mayor de sufrir enfermedades periodontales, incluyendo la periodontitis y la gingivitis.

Al estar mal ubicados, los dientes no encajan entre si los superiores con los inferiores, creando problemas de oclusión y masticación de los alimentos, siendo otra consecuencia del apiñamiento.

Luego está un mayor desgaste del esmalte, por la fricción que se produce en dientes que no están en la posición correcta.

El apiñamiento dental se puede corregir con tratamientos de ortodoncia, incluso en la etapa infantil, con la llamada ortodoncia interceptiva, ya que este mal aparece en los primeros años de vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*