enfermedades dentales

La mejor prevención de las enfermedades dentales es el riguroso ritual de higiene bucodental, pero también las visitas al dentista aportan un nivel que evita patologías complicadas.

Incluso, las visitas al dentista no solo previenen enfermedades de los dientes y las mucosas, sino que el especialista es capaz de diagnosticar otras patologías en el organismo.

La visita al dentista debe al menos una vez al año, como medida preventiva de las enfermedades bucales, ya que de no hacerlo puede aumentar el riesgo de desarrollar un problema de salud dental grave o sumamente doloroso y molesto.

Las enfermedades de la boca pueden complicarse por no acudir al dentista, debido a que las bacterias proliferan con mayor libertad e inician procesos infecciosos que se desarrollan rápido y sin dar tiempo a tratamientos efectivos.

La gingivitis, que se produce con la acumulación de restos de alimentos atrapados entre los dientes. Es una enfermedad bucal generalmente bacteriana que provoca inflamación y sangrado de las encías.

La periodontitis aparece cuando esa acumulación se convierte en sarro, una placa dura que se adhiere a los dientes y debajo de las encías. Provoca dolor, inflamación y posiblemente caída de piezas por el debilitamiento del hueso alveolar, que sostiene los dientes.

La halitosis también es una enfermedad que empeora si no se acude al dentista con frecuencia. El mal aliento es generalmente fruto de la acumulación bacteriana en la boca o entre los dientes.

Las visitas al dentistas pueden ayudar a prevenir estas enfermedades con mayor efectividad, a través de limpiezas profesionales regularmente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*