comidas verano

Las reuniones al aire libre en las noches de verano son una especie de tradición que seguimos estemos aún en la ciudad o de viaje.

Pero, estar de vacaciones no debe significar relajar las medidas de protección e higiene de los dientes y el sistema bucal.

Por eso hoy traemos, con información de la Asociación Dental Americana, algunas buenas opciones para esas comidas de verano.

Las podrás aplicar si eres anfitrión o invitado:

Comida crujiente. Suele haber patatas fritas para picar en las mesas, pero estos alimentos son potenciadores de bacterias. En su lugar, prefiere manzanas, peras, zanahorias, apio y brócoli crudo.

Estos alimentos actúan como cepillos de dientes naturales que barren la boca y fluyeron saliva para lavar los residuos restantes.

El queso siempre es bueno. Los lácteos como leche, yogur y queso son bajos en azúcar y ricos en calcio y fósforo, lo que fortalece y protege el esmalte. Los estudios también sugieren que comer más lácteos podría reducir tus probabilidades de desarrollar enfermedades en las encías.

Descarta los palillos de dientes. Son peligrosos para las encías con su punta afilada. Un mal movimiento y causarán una herida que le dará paso a las bacterias en las encías.

No a las semillas. Las de sésamo y amapola son pequeñas y se alojan en los dientes, con las consecuencias que ya conocemos. Usa pan sin semillas en la corteza, frutas crujientes en la ensalada en vez de frambuesas, kiwi y fresas.

El hielo que sea picado. Claro que es necesario el hielo, pero es mejor que esté picado, para evitar esa tentación a morder los cubitos. Esta práctica puede hacer tus dientes vulnerables a una emergencia dental, como un diente roto, o incluso dañar el esmalte.

Agua de frutas. Se sabe que las bebidas carbonatadas y azucaradas son las enemigas de los dientes, porque los corroen y causan resequedad. Sustituirlas por agua con un toque de la fruta que te guste marca mucho la diferencia. Aunque cuidado con las frutas ácidas. El ácido de limones y limas puede dañar tus dientes.

Que no falte el chicle. Sin azúcar, el chicle es una de las mejores opciones para después de una cena. Refresca la boca y de un vez limpia en casos de no poder cepillar los dientes. Úsalos en vez de los caramelos mentolados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*