sonrisa

La sonrisa es la mayor carta de presentación que tiene una persona. En su relación con los amigos, amorosa o profesional, el gesto es lo más importante.

Una sonrisa amplia e impecable le sube el autoestima a quien la ostenta y le abre puertas, por la seguridad con que se presenta.

Pero tener no basta con mover todos esos músculos de la cara. Esto pasa, por supuesto, por una buena higiene oral, una alimentación cuidadosa y una visita regular al dentista.

Por eso, recomendamos las siguientes acciones para cuidar este bien que trae tantos beneficios.

Visitar con frecuencia al dentista es esencial para conseguir una buena salud oral. En su consulta podrá hacerse una revisión completa y una limpieza que dejará los dientes más brillantes.

Cepillarse correctamente los dientes, las veces que es necesario, al menos dos veces al día y con suma paciencia. Los higienistas sugieren movimientos circulares u horizontales con una inclinación de 45º grados junto a la encía. Esto pasa también por elegir un cepillo adecuado y pasta fluorada.

-El ritual de la higiene dental no estará completo sin el uso del hilo dental. No se puede olvidar porque eliminará la placa bacteriana y algunos residuos alimentarios en las zonas donde el cepillo no llega.

Evitar los malos hábitos alimenticios es fundamental, pues algunos alimentos pueden dar lugar a manchas u oscurecer los dientes, dañando la estética dental.

-Cuando no sea posible cepillarse los dientes después de la comida, masticar chicle es ideal. Claro, deberían ser pastillas sin azúcar y con xilitol para mejor efecto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*