Ortodoncia-invisible

Una vez tomada la decisión de someterte a un tratamiento de ortodoncia para alinear tus dientes y mejorar tu calidad de vida, es ideal que conozcas varias cosas para que todo lo tengas bajo control.

Por ejemplo, el mejor momento para que un niño vaya a ortodoncista es cuando ronda los 7 años, porque empieza a cambiar sus dientes de leche. Y aunque este proceso no suele terminar hasta los 11 o 12 años, cada caso es diferente y conviene estar prevenidos y listos para empezar el tratamiento de ortodoncia justo en el momento indicado.

En el caso de los adultos puede iniciarse en cualquier momento siempre que así lo indique su ortodoncista. Hoy, son cada vez más los adultos que se colocan aparatos en los dientes, olvidando los complejos y dando importancia a su salud bucal.

Nuevos sistemas han ayudado en este cambio, como los aparatos totalmente invisibles, que permiten al adulto hacer una vida totalmente normal sin que nadie note que lleva aparato dental.

Un tratamiento de ortodoncia supone una inversión importante, pero también un gran cambio en nuestro físico y salud para toda la vida. Por ejemplo, cuando los dientes están bien alineados y sin apiñamientos, es más fácil llevar una higiene bucodental adecuada y completa. Por lo que también estaremos recudiendo el riesgo de caries.

Pero, una mala mordida también conlleva que los dientes se erosionen, con las consecuencias que esto conlleva.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*