cepillado dental

Quien diga que no sabe que debe cepillarse los dientes al diario, al menos después de cada comida, miente. Es una de las tareas extendidas en el mundo y forma parte de la rutina de aseo personal obligatoria en todo hogar.

Pero, aunque desde pequeños cepillamos nuestros dientes, puede que estemos cometiendo alguno de los errores que enumeramos a continuación:

  1. Cepillarse inmediatamente después de comer. No debes cepillarte los dientes inmediatamente después de una comida. Se recomienda que esperes unos 30 minutos para permitir que el pH de la boca regrese a los niveles normales, ya que ciertos alimentos ácidos pueden debilitar el esmalte de los dientes.
  2. No cambiar el cepillo con frecuencia. Las apariencias podrían no ser suficientes para saber cuándo deshacerse del viejo cepillo de dientes y comprar uno nuevo. Por lo general, debes cambiar el cepillo cada tres meses. Usar un cepillo viejo puede causar más complicaciones que beneficios para tus dientes.
  3. Olvidar la lengua. Si bien la lengua no necesita tanto cepillado como los dientes, se requieren unas cepilladas de forma regular para deshacerse de las bacterias en la boca que causan mal aliento.
  4. Usar pasta de dientes sin flúor. Se recomienda que los adultos se cepillen los dientes a diario con una pasta de dientes que contenga flúor. Se sabe que el flúor protege el esmalte de los dientes contra los ácidos responsables de causar las caries dentales.
  5. Cepillarse muy fuerte. Cepillarse los dientes más fuerte no significa que queden más limpios. Más bien podría tener el efecto contrario y dañarlos. Este efecto abrasivo se reduce si te cepillas más despacio.
  6. Un cepillo de filamentos duros. Como al momento de cepillarse no se limpia más al frotar muy fuerte, tampoco un cepillo de cerdas duras no funcionará. Las organizaciones dentales, en realidad, sugieren usar un cepillo de cerdas blandas.
  7. Demasiada pasta dental. Colocar una gran cantidad de pasta de dientes en el cepillo no hará que el cepillado sea más eficaz. Solo es un desperdicio.
  8. Cepillarse rápido. Cuando hay mucha prisa, sobre todo en las mañanas, se dedica poco tiempo al cepillado y esto no es bueno.
  9. Divorciarte del hilo dental. Esta herramienta es vital en la limpieza dental. De acuerdo con las organizaciones dentales, si no lo usas estás descuidando una tercera parte de la superficie de los dientes.
  10. Restregarse los dientes. Los dientes deben frotarse suavemente con el cepillo, no restregarlos.
  11. Solo las áreas importantes. Aunque cuando sonreímos solo se ven ciertos dientes, todo lo que está dentro de la boca debe estar limpio y sano. No ignores los dientes que están más atrás.
  12. Seguir siempre la misma rutina. Te proponemos, como la Asociación Dental Estadounidense, comenzar siempre por un lugar diferente de la boca.
  13. El cepillo incorrecto. No todo cepillo dental es apropiado para todas las personas. Puede que tu cepillo sea muy pequeño o muy grande para ti, lo que podría impedir que llegues a todos los dientes o, incluso, podría dañarlos.
  14. Saltar días de cepillado. Debes cepillarte los dientes dos veces al día, como mínimo. Si solo lo haces una vez al día, es mejor hacerlo por las noches, antes de ir a dormir.
  15. Cepillarse mucho los dientes. Excederse es tan malo como no hacerlo lo suficiente. Si por lo general te cepillas más de tres veces al día, corres el riesgo de dañar el esmalte de los dientes y las encías.
  16. Usar el cepillo de otra persona. Los cepillos pueden albergar diferentes virus y bacterias. Podrías, por ejemplo, contagiarte el virus de la gripe al tomar prestado el cepillo de un amigo que esté enfermo.
  17. Lavarse los dientes en la ducha. Puede parecer el plan perfecto: ahorras tiempo y, a la vez, es menos probable que ensucies los grifos o el espejo. Sin embargo, al llevarte el cepillo de dientes a la ducha, es probable que no te concentres lo suficiente en lo que estás haciendo.
  18. No prestas atención. El cepillado de los dientes es una tarea para hacerla frente al espejo, siguiendo un plan. Debes concentrarte.
  19. Olvidar la higiene del cepillo. Después de cepillarte los dientes, no debes simplemente colocarlo boca abajo sobre la encimera. Debes enjuagarlo para quitar cualquier resto de suciedad o de pasta y luego, no debes dejarlo apoyado de costado.
  20. Nunca visitar al dentista. Incluso con la mejor técnica de cepillado en el mundo, no debes rehusarte consultar al dentista. Se recomienda realizar un control cada seis meses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*