fundas-zirconio

Las fundas dentales son muy comunes en los laboratorios y consultorios odontológicos. Desde hace muchos años se usan para darle nueva vida a un diente dañado y ya reparado.

Los materiales que hoy en día usan los especialistas son diversos y alguno de ellos sirve para algún caso específico, por lo que al principio ninguno es descartado.

Estos son los materiales más comunes para elaborar fundas dentales:

-Metal-Porcelana: de las más recomendadas, ya que tienen una apariencia muy similar al diente humano y además son muy resistentes. Su calidad/precio es la más adecuada del mercado.

Porcelana: las más estéticas y las que mejor imitan al diente natural, normalmente se usan para los dientes que se ven en la sonrisa ya que no son tan resistentes como las anteriores.

-Resina: se usa principalmente como fundas provisionales, aunque se pueden usar como fundas permanentes. Son más baratas pero su resistencia es baja.

Zirconio: es un metal blanco por lo que ofrece alta resistencia y componente estético (pero no son tan naturales como las de porcelana) aunque es verdad que son las coronas más caras, son también las que mejor calidad ofrecen; ya no solo por los resultados estéticos (son iguales a los dientes naturales), sino también por su resistencia.

-Metal: no son muy frecuentes, y los metales utilizados en su confección son el oro, el níquel y el platino. Son muy resistentes, pero el acabado no es nada parecido al de un diente natural.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*