Malentendidos sobre el Ratón Pérez

Según cuenta la historia «El rey niño Buby I colocó su diente debajo de la almohada, como es costumbre hacer, y esperó impaciente la llegada del ratoncito. Ya se había dormido cuando un suave roce lo despertó«. Entonces sucedió algo inédito, el pequeño Rey Alfonso XIII vio al ratón, con su sombrero de paja, lentes, zapatos de lienzo y una cartera roja en donde se llevaba los dientes.

Este particular mito siguió a lo largo de la historia, con mayor o menor condimentos que fueron poniendo los padres para hacer más atractiva la historia. Esta historia tuvo diferentes versiones, entre ellas, el Topolino italiano o el Hada de los Dientes en los países anglosajones.

Pero como sucede siempre, no todo es color de rosa, algunos médicos del St Thomas Hospital y del St George Hospital (de Londres) han recogido diferentes historias de pequeños que tuvieron algunos problemas con sus dientes. Te contaremos, en éste, y en un próximo artículo, algunas de las particulares historias.

Desde estos centros de salud se comunicó que «Un niño de ocho años fue remitido a una clínica especializada en alergias con una historia de rinorrea mucopurulenta profusa. Después de un fallo en el tratamiento médico, se realizó un escáner al paciente que reveló no sólo cambios coherentes con una sinusitis sino también la presencia un cuerpo extraño en el conducto auditivo externo izquierdo«. Este extraño cuerpo resulto ser un diente de leche que el pequeño había dejado en la almohada esperando al Ratón Pérez.

El niño se había despertado asustado porque, entre sueños, pensó que el ratón le había colocado su diente en la oreja izquierda.

Foto | Flickr

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*