ortodoncia niños

Hay varios tratamientos de ortodoncia que son viables para una persona. Dependiendo de su caso, el dentista sugerirá uno u otro, pero lo importante es conocer un poco las opciones cuando se trata de un niño.

El ortodoncista conoce todos los procedimientos y sabrá cuál será el adecuado para tu hijo, puedes confiar en él, pero puedes informarte sobre otras opciones e incluso preguntarle al especialista las ventajas y desventajas para el caso en cuestión.

Siempre con los niños el problema puede ser más grande de lo que es, sobre todo si son pequeños, de entre 6 a 9 años. Para ellos está la ortodoncia preventiva o interceptiva, cuando la mayoría o todos los dientes son de leche.

El objetivo de este tratamiento es corregir y dirigir adecuadamente el crecimiento dentofacial para prevenir deformidades o maloclusiones de forma precoz.

Son tratamientos sencillos, que combinan aparatología fija y removible. Pueden incluir la extracción de dientes temporales, tratamientos con expansores de paladar (también llamados disyuntores  palatinos) o aparatos removibles que corrigen mordidas cruzadas.

Pero, cuando el niño tiene 8 o 9 años, o cuando los dientes son los definitivos, hay otras opciones. En estos casos, el dentista buscará no solo alinear los dientes, sino también aprovechar el propio crecimiento del niño o adolescente para realizar ortopedias del maxilar y la mandíbula y favorecer de este modo el crecimiento equilibrado del sistema musculoesquelético.

Aquí es cuando pueden aparecer los brackets, aparatología fija auxiliar o los microtornillos, que se utilizan para anclar las ortodoncias y en los que se requiere de una mínima intervención quirúrgica.

Antes de decidirse por una u otra opción, el dentista estudiará el caso del niño de forma pormenorizada para recomendar el tipo de ortodoncia más adecuado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*