miedo dentista

La dentofobia se define como un persistente, anormal e injustificado miedo a los dentistas y a acudir a sus consultas médicas. También se conoce como fobia dental o miedo dental. Existe alguna controversia sobre si es o no “irracional”, ya que por lo general la está causado por malas experiencias previas.

Eso puede discutirse, ya que para los tratamientos se requieren instrumentos metálicos afilados y tornos para ser colocados en la boca, que es una de las áreas del cuerpo humano con mayor sensibilidad al dolor. Además, la boca suele ser un sitio que genera pudor: a través de ella nos comunicamos, besamos, ingerimos alimentos. Por todo ello, es habitual que nos sintamos expuestos al estar en la consulta odontológica.

Pero en cuanto se trata de dentofobia, se la puede definir diciendo que consiste en un miedo extremo y persistente que resulta en que el individuo evite asistir a las consultas a cualquier costo, solamente posible cuando un problema físico se torna insoportable. Incluso pensar o escuchar sobre ir al dentista podrá marcar un estrés psicológico y la fobia puede interferir con un funcionamiento social normal.

Diagnóstico de fobias

La fobia dental (ya se la llame odontofobia, dentofobia, fobia al dentista o ansiedad dental) es una de las específicas. De acuerdo con el Manual Diagnóstico y Estadístico de Desórdenes Mentales (DSM-IV), el criterio de diagnóstico para las fobias específicas incluye:

– Un miedo marcado y persistente del objeto o situación específicos que es excesivo e irracional.

– Una ansiedad inmediata como respuesta a la exposición del estímulo temido, que puede llegar a tomar la forma de un ataque de pánico.

– Reconocimiento de que el miedo es excesivo o irracional.

– Evitar la situación productora de ansiedad.

– La fobia interfiere con el funcionamiento normal o causa marcado estrés.

Existen programas de ayuda a los dentofóbicos, principalmente enseñándoles a manejar la ansiedad a través de técnicas de relajación, control de la respiración, etc.

Origen del miedo

También es sabido que el conocer qué sucede exactamente en la consulta con el dentista y saber para qué sirven los instrumentos, ayuda a no temerle tanto.

Se estima que entre el 10 y 15 por ciento de la población experimenta ansiedad cuando tiene que acudir al dentista, lo que puede inducirlo a cancelar o posponer su cita, lo que resulta en efectos negativos sobre su salud bucodental. Normalmente, este temor suele tener su origen en experiencias traumáticas.

Al menos dos tercios de las personas que padecen miedo al dentista reconocen que el origen de esta aprensión se sitúa en la infancia y la adolescencia como consecuencia de una experiencia dramática. No obstante, también hay casos de personas que admiten haberse sentido relajadas durante un cierto tiempo y luego desarrollaron el miedo a lo largo de un tratamiento e incluso hay casos de las que sufren la fobia sin haber pasado nunca por la consulta del dentista. Por lo general, suelen ser los niños y adolescentes. Para ayudar a superarla es importante que el dentista aprenda técnicas de comunicación y mantenga un ambiente relajado y agradable, potenciando la sinceridad y la comprensión. Debe tener también en cuenta que cada niño tiene una percepción distinta del dolor, y lo que para unos puede ser un procedimiento inocuo, para otros puede ser extraordinariamente molesto.

Es importante crear un ambiente familiar en el que se fomentan las visitas regulares al dentista y una actitud positiva hacia los cuidados dentales, para evitarla.

Consejos para superar el miedo al dentista

• Identifique de dónde procede su miedo.

• Pida al especialista que le explique los procedimientos que va a llevar a cabo. Puede llegar al acuerdo de hacer una señal, como levantar una mano, para parar unos instantes con el fin de controlar su ansiedad.

• Escoja para sus citas momentos en los que no esté estresado por otros motivos. Si se siente tenso al sentarse en el sillón del especialista, intente técnicas de relajación tales como respirar rítmicamente o visualizar escenas relajantes. Puede distraerse también con la música ambiente o concentrándose en algún objeto de la habitación.

• Una vez que la visita haya terminado, felicítese por su valentía y concédase una recompensa.

• Recuerde que los profesionales que lo cuidan son sus aliados. Utilice su ayuda para afrontar y vencer su miedo y no se avergüence de comentarlo con él. Pregunte cualquier duda que pueda tener.

• Pida al especialista que le explique los procedimientos que va a llevar a cabo. Puede llegar al acuerdo de hacer una señal, como levantar una mano, para parar unos instantes con el fin de controlar su ansiedad.

• Escoja para sus citas momentos en los que no esté estresado por otros motivos. Si se siente tenso al sentarse en el sillón del especialista, intente técnicas de relajación tales como respirar rítmicamente o visualizar escenas relajantes. Puede distraerse también con la música ambiente o concentrándose en algún objeto de la habitación.

• Una vez que la visita haya terminado, felicítese por su valentía y concédase una recompensa.

• Recuerde que los profesionales que lo cuidan son sus aliados. Utilice su ayuda para afrontar y vencer su miedo y no se avergüence de comentarlo con él. Pregunte cualquier duda que pueda tener.

Consejos para superar el miedo al dentista

• Identifique de dónde procede su miedo.

• Pida al especialista que le explique los procedimientos que va a llevar a cabo. Puede llegar al acuerdo de hacer una señal, como levantar una mano, para parar unos instantes con el fin de controlar su ansiedad.

• Escoja para sus citas momentos en los que no esté estresado por otros motivos. Si se siente tenso al sentarse en el sillón del especialista, intente técnicas de relajación tales como respirar rítmicamente o visualizar escenas relajantes. Puede distraerse también con la música ambiente o concentrándose en algún objeto de la habitación.

• Una vez que la visita haya terminado, felicítese por su valentía y concédase una recompensa.

• Recuerde que los profesionales que lo cuidan son sus aliados. Utilice su ayuda para afrontar y vencer su miedo y no se avergüence de comentarlo con él. Pregunte cualquier duda que pueda tener.

• Pida al especialista que le explique los procedimientos que va a llevar a cabo. Puede llegar al acuerdo de hacer una señal, como levantar una mano, para parar unos instantes con el fin de controlar su ansiedad.

• Escoja para sus citas momentos en los que no esté estresado por otros motivos. Si se siente tenso al sentarse en el sillón del especialista, intente técnicas de relajación tales como respirar rítmicamente o visualizar escenas relajantes. Puede distraerse también con la música ambiente o concentrándose en algún objeto de la habitación.

• Una vez que la visita haya terminado, felicítese por su valentía y concédase una recompensa.

• Recuerde que los profesionales que lo cuidan son sus aliados. Utilice su ayuda para afrontar y vencer su miedo y no se avergüence de comentarlo con él. Pregunte cualquier duda que pueda tener.

Compartir
Artículo anteriorLa otra cara del cepillo dental
Artículo siguienteDormir boca arriba
Especialista en comunicación para clínicas dentales. Mi Licenciatura de Odontología y mi pasión por la comunicación me han hecho mezclar ambas profesiones y disfrutar el doble de lo que hago.

2 Comentarios

  1. Este articulo mi hizo acordar cuando era pequeño, ya que me comenzo a dar miedo el dentista porque me hizo doler mucho. Pero el tiempo paso y bueno, los miedos se supera. Excelente post. Saludos Cordiales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*