Las denominadas ‘muelas de juicio’ son el tercer molar, conocidos por muchos como el cordal. Estas piezas dentarias suelen aparecer entre los 17 y los 25 años de edad, en algunas personas no llegan a aparecer nunca, en otros casos aparecen en edades tempranas.

Son conocidas como muelas de juicio ya que aparecen cuando una persona tiene un ‘juicio’ más desarrollado y completo, años más tarde de la aparición de la dentición definitiva.

Existen cuatro muelas de juicio o cordales, una por cada cuadrante bucal, las mismas se ubican en la última posición de la línea de la dentadura, en el fondo de la boca. En muchas ocasiones con la aparición de estas muelas puede afectar a los otros dientes, ya que pueden empujarlos o salir torcidas. Si esto sucede los odontólogos optan por sacarlas.

Se sabe que con el paso de los siglos los humanos vamos perdiendo estas muelas poco a poco, por eso algunas personas no llegan a tenerlas nunca. Las muelas de juicio son cuatro, dos ubicadas en el maxilar superior del lado derecho y del lado izquierdo y las otras dos en la mandíbula, una del lado derecho y otra del izquierdo.

Es normal que su salida cause dolor, por eso aconsejamos acudir al odontólogo ante la presencia de molestias o dolores leves, para evitar que se incrementen.

Foto | Flickr

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*