Parálisis de Bell, su tratamiento

La parálisis de Bell tiene un pronóstico muy favorable especialmente cuando es tratada dentro de las 48 horas en las que se manifiestan sus primeros síntomas y cuando éstos son leves, por lo general no necesita de tratamiento, sin embargo cuando sucede lo contrario, existen tratamientos específicos a realizar.

Así por ejemplo, en caso que se requiera de medicación, la que se suele prescribir es la “prednisona”, un corticosteroide que ayuda a reducir la inflamación y la hinchazón de los nervios, a la vez que el dolor, como también se puede recetar un medicamento antiviral, debido a que la parálisis de Bell a menudo puede tener su origen en el virus del herpes. Las dosis de medicamento aconsejadas se deben consumir por lo general de 10 a 14 días, pero a veces dependiendo del caso se puede extender hasta los 21 días.

Cuando la afección genera una dificultad para cerrar los ojos, las córneas pueden resecarse, lo cual a su vez puede conducir a la abrasión corneal sino es tratada, así como también se deberá proteger a los ojos contra las agresiones externas como el viento y el polvo, utilizando anteojos o un parche. Es primordial mantener los ojos húmedos con las lágrimas artificiales durante el día y por la noche se puede utilizar un ungüento oftálmico estéril.

Es de tener muy en cuenta que para algunas personas, la parálisis de Bell puede llegar a tener una duración de un año o más, aunque si después de ese tiempo se padecen problemas graves con respecto al movimiento facial, la cirugía puede representar una opción que evaluará el especialista interviniente. Los resultados de la cirugía son individuales pero la mayoría de las personas tienen algún grado de mejora.

Imagen: MF

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*