alimentos niños

Entre los ejes para tener una buena higiene bucal está la buena alimentación. La boca reflejará lo que comemos en su salud, así que cuidar lo que se come es vital para una cavidad sana.

Pero, hay alimentos que parecen buenos pero no lo son. Es como el dicho “no todo lo que brilla es oro”. Lo importante es saber elegir.

Es recomendable tener en cuenta los ingredientes y composición de los alimentos que vamos a adquirir para estar informados y poder elegir con criterio los alimentos que mejor cubran sus necesidades.

Aquí unos ejemplos:

-Leches de crecimiento. Es fundamental para el crecimiento de nuestro bebé, por su contenido rico en proteínas, grasas, vitaminas y minerales, en especial el calcio, importantísimo para el desarrollo de los niños. Pero, una vez cumplido el año, el organismo del niño ya está preparado para asimilar leche de vaca. Así que ya no las necesitará y es prudente retirarla de la dieta pues la mayoría de leches de crecimiento poseen azucares añadidos como sacarosa, jarabes de glucosa, fructosa o miel.

-Zumos y refrescos: Las recomendaciones del Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría indican que el consumo de zumo de frutas natural en pequeñas cantidades puede ser útil como complemento de la dieta a partir de los 6 meses. Sin embargo, como algunos tienen azúcares añadidos, pueden provocar, en exceso, diarrea o flatulencia, y también caries. Para prevenir la caries el zumo no debería suministrarse en biberones o tazas antigoteo, sino de manera puntual y en un vaso, y nunca cuando el bebe o niño va a irse a dormir.

El agua y la leche deben ser las bebidas fundamentales en la infancia. Las bebidas refrescantes y los zumos de frutas deberían dejarse para consumo ocasional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*