perdida de dientes

La pérdida de dientes debido a un traumatismo o una enfermedad puede ser una experiencia desagradable. Hace que las personas se sientan cohibidas e incómodas, descartando la sonrisa.

Algunas personas deciden no sustituir el diente perdido, dejando un hueco que puede traer peores consecuencias a la salud bucodental.

Y es colocar una pieza dental donde una se cayó va más allá de la mera estética. Cuando se pierden dientes, la estructura ósea subyacente deja de recibir estímulos, lo que provoca su debilitamiento y puede comprometer los dientes circundantes completamente sanos.

Las encías que rodean al diente perdido también pueden quedar expuestas y ser susceptibles de sufrir daños, lo que convierte la masticación en una experiencia dolorosa y difícil.

Además, la falta de un diente puede provocar la desalineación de los dientes restantes, con la consiguiente maloclusión dental y otros problemas de salud bucodental.

La higiene bucal adecuada también se vuelve cada vez más difícil con la falta de dientes, ya que es más difícil limpiar las zonas donde faltan dientes, lo que provoca inflamación y otros problemas de salud bucal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*