ortodoncia invisible

Uno de los métodos más novedosos para la corrección de los dientes es la ortodoncia invisible. Aprobada por clínicas y profesionales, es una de las maneras más rápidas y efectivas de embellecer la sonrisa.

La ortodoncia invisible es uno de los métodos de corrección dental más elegidos hoy en día. Esta técnica novedosa y clínicamente probada, permite alinear la dentadura sin la necesidad de aparatos metálicos.

También denominada Invisalign, se basa en una serie de férulas o alineadores transparentes y removibles, especialmente elaborados para cada paciente. Estos alineadores deben cambiarse cada dos semanas, e irán moviendo los dientes de manera gradual, hasta que queden en la posición requerida por el odontólogo.

Esta técnica es utilizada ya por muchos profesionales. En las clínicas dentales Abaden trabajan con ella de manera especializada, y la recomiendan como una de las mejores alternativas para sus pacientes. Al ser un centro multidisciplinar se esfuerzan en encontrar soluciones globales a los problemas bucales de cada persona.

¿Cuáles son los beneficios de la ortodoncia Invisalign?

La ortodoncia invisible tiene muchas ventajas que vale la pena tener en cuenta.

El tiempo de adaptación a los alineadores es considerablemente más corto que el necesario con el uso de brackets metálicos, tomando al menos cuatro o cinco días, pero no más. Esto se debe en buena parte a que los alineadores emplean menos fuerza en la dentadura que los brackets tradicionales. Por eso, además, aunque al principio también será necesario adaptar el habla, al cabo de un corto período el paciente podrá hablar con total normalidad.

Aunque la ortodoncia Invisalign requiere de un uso de al menos 22 horas al día, la posibilidad de removerlos es otro de sus beneficios. Muchas veces, las personas se resisten a utilizar ortodoncia por el uso del material metálico o el miedo al dolor.

Con la ortodoncia invisible esto no es un problema, ya que pueden quitarse fácilmente, tanto para eventos importantes, como para el cepillado diario o para comer. Tampoco causan las heridas que los tradicionales brackets pueden llegar a causar en la boca, porque no se generan roces con la piel.

Con Invisalign, la higiene es realmente sencilla. Además de poder cepillarse los dientes normalmente, el paciente podrá lavar las férulas sin dificultad, haciendo uso de jabón neutro y agua tibia. Es recomendable también colocarlas en agua, y así evitar la fijación de cualquier bacteria o el mal olor.

Es, por su material y forma de uso, una opción discreta. Por lo que tampoco debe suponer una preocupación la cuestión estética a la hora de usar los alineadores.

Invisalign es, además, ortodoncia personalizada. Esto quiere decir que cada par de alineadores serán hechos teniendo en cuenta de manera detallada la dentadura y necesidades del paciente que esté realizando la consulta.

Durante este seguimiento, a las férulas se le añaden ataches. Es decir, relieves de composite que ayudarán a que el sistema resulte más efectivo. Los ataches podrán hacer más fuerza sobre la dentadura, logrando que los dientes giren en torno a la posición que el odontólogo desea.

Los ataches pueden variar en tamaño, forma y uso, ya que depende del objetivo para el que son colocados. Algunos pacientes no necesitan de ataches en sus aparatos Invisalign, porque los errores a corregir son más leves. Otros, requerirán que los ataches se cambien a lo largo del tratamiento. Por eso hablamos de la personalización de cada ortodoncia.

Por último, con este sistema se puede llevar a cabo una planificación del resultado final, haciendo uso de ClinCheck, un software mediante el cual se sigue una simulación 3D de los movimientos de la mandíbula, poniendo la atención en que cada diente se ubique de la manera correcta.

¿En qué casos está recomendada la ortodoncia invisible Invisalign?

La ortodoncia Invisalign se recomienda para todas las personas que requieran modificar la manera en la que sus dientes están alineados, sea por razones estéticas o de salud, y que no estén dispuestas a utilizar los aparatos metálicos. Este método puede usarse tanto en niños y adolescentes, como en adultos. En el caso de los niños, deben tener al menos nueve años de edad, ya que para este momento se han cambiado los dientes de leche.

De todas maneras, será necesario que cada persona consulte con su odontólogo para que éste pueda indicarle si efectivamente el sistema podrá corregir su caso en particular. Ya que, aunque puede corregir una amplia cantidad de patologías dentales, tiene algunas limitaciones. Continúa siendo una técnica en la que cada vez más profesionales se especializan, y por tanto, las dificultades de los casos a tratar va en aumento.

¿Qué tipos de Invisalign existen?

La implementación de cada tipo de Invisalign dependerá del caso particular a tratar. Los disponibles por el momento son:

  • Invisalign Teen: especialmente para niños y adolescentes. Se caracteriza por determinados detalles, como la opción de modificar su color. Su duración es de entre 12 y 24 meses. Dentro de esta opción, se incluye además un tratamiento de avance mandibular para niños de entre nueve y once años.
  • Invisalign Lite: para los casos menos graves se recomienda este tipo de ortodoncia. Su duración es de un máximo de 12 meses. Quienes lo usan habitualmente suelen ser personas que ya han tenido ortodoncia fija, pero cuyos dientes se han vuelto a mover de lugar.
  • Invisalign Full: es el más extenso y completo de todos los tratamientos. Recetado para personas que nunca han utilizado aparatos y que, además de modificar la alineación de los dientes, necesitan cambiar su mordida. Aunque puede extenderse su duración, este tratamiento requiere al menos entre 12 y 24 meses de uso.

¿Cuánto cuesta el tratamiento de Invisalign?

Para los casos más leves, que requieren de unos doce meses o menos de uso, el coste de la ortodoncia Invisalign es de 2.100 euros. Para los casos que necesitan de mayor tiempo de uso, es decir, aquellos de mediana complejidad, cuesta 3.200 euros. Finalmente, para los casos más complicados y, por lo tanto, cuya duración se extiende más (24 meses), la ortodoncia cuesta 4.000 euros.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*