sensibilidad dental

La sensibilidad dental es una de las enfermedades que más fácil reconocemos, porque es un intenso y temporal dolor en los dientes a tomar algo muy caliente o frío, cepillarse o limpiarse con seda.

Las causas de la sensibilidad dental son varias:

Caries dental.

-Dientes partidos.

-Empastes desgastados.

-Enfermedad de las encías.

-Esmalte dental desgastado.

-Raíz dental expuesta.

Ocurre cuando la capa de esmalte que protege la corona del diente se debilita y la dentina queda expuesta.

La dentina es menos densa que el esmalte y el cemento y contiene túbulos microscópicos (pequeños tubos o canales huecos). Cuando la dentina pierde su cobertura protectora de esmalte o cemento, estos túbulos permiten que el calor, el frío o alimentos ácidos o pegajosos alcancen los nervios y las células del interior del diente.

El tratamiento para la sensibilidad dental dependerá de la causa. El dentista podrá proponer varios tratamientos:

-Una pasta dentífrica desensibilizante: que contiene compuestos que ayudan a bloquear la transmisión de sensaciones desde la superficie del diente al nervio; por lo general son necesarios varios usos antes de que se reduzca la sensibilidad.

-Gel fluorado: una técnica que se lleva a cabo en la consulta que fortalece el esmalte del diente y reduce la transmisión de sensaciones.

-Una corona o un empaste: estos podrán utilizarse para corregir un defecto o caries que provoquen la sensibilidad.

-Injerto de encía quirúrgico: Si se ha perdido tejido de las encías en la raíz, esto protegerá la raíz y reducirá la sensibilidad.

-Endodoncia: si la sensibilidad es grave y persistente y no puede tratarse por otros medios, el dentista podrá recomendar este tratamiento para eliminar el problema.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*