cirugia de frenillo lingual

La intervención para cortar el frenillo del bebé, y así pueda desarrollar al máximo su capacidad bucal y facial, puede provocar en el pequeño ciertas molestias que los padres deben conocer y entender.

El especialista que realice la operación dará todas las sugerencias en cuanto a cuidados y tratamientos médicos que sean necesarios, pero aquí te damos algunos consejos para que estés al tanto de lo que viene, si ya sabes que debes cortar el frenillo al bebé.

Mientras dure la anestesia de la pequeña cirugía, el niño no podrá ser alimentado. Esto puede tardar entre cuatro a seis horas. Luego de ese tiempo, los alimentos que ingiera no deben estar calientes porque podrían ocasionarle molestias.

Además, luego de cada comida es recomendable enjuagar la boca del bebé con una gasa esterilizada empapada en clorhexidina.

Es importante, para evitar infecciones, que el bebé se lleve a la boca sus dedos, los juguetes o cualquier elemento que esté a su alcance. Esto incluye que los objetos a través de los que se alimenta, como el biberón o el chupete, deben tener una esterilización extrema.

Estos cuidados deben realizarse por al menos una semana, tiempo en el cual la herida ya ha cicatrizado por completo, por lo que ya no hay riesgos de infecciones o molestias que provoquen consecuencias inesperadas.

Con el paso de las semanas, comenzarás a ver los cambios del niño, que succionará mucho mejor y emitirá balbuceos y palabras con mucha más claridad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*