hipersensibilidad verano

Las altas temperaturas que llegarán pronto con el verano pueden afectar las condiciones de salud bucodental, por lo que debemos prepararnos desde ya para evitar problemas.

Los labios deben ser protegidos del calor, que los reseca, lo que puede provocar heridas molestas y poco estéticas.

Usar manteca de cacao para mantenerlos hidratados es una estrategia que debe aplicarse varias veces al día.

Además, se suelen tomar más bebidas refrescantes, carbonatadas y azucaradas, que tienen efectos negativos si se suma la relajación de los hábitos de higiene por estar “de vacaciones”.

Tomar bebidas muy frías puede despertar incluso una hipersensibilidad latente, que debe ser atendida.

“La aparición de este fenómeno está relacionado con que muchas de las comidas y bebidas que se consumen más abundantemente en verano suelen tener un PH ácido”, recuerda SEPA en su web.

Se explica que cuando el consumo de zumos, refrescos de cola, vino blanco, bebidas isotónicas o energéticas, cerveza o el gazpacho por poner unos ejemplos, se combina con un cepillado incorrecto (ya sea con un cepillo duro o con excesiva fuerza), se desmineralizan y se desgastan los cuellos de los dientes con lo que se expone la dentina (tejido del diente que en condiciones normales está cubierto por el esmalte), lo cual favorece la aparición de esta sensibilidad dental.

SEPA recomienda, para disminuir y controlar la sensibilidad reducir en la medida de lo posible el consumo de estas bebidas ácidas, sobre todo si se toman aisladas (es preferible hacerlo acompañado de algún alimento sólido); hacer un cepillado tras el consumo del ácido (mejor antes de una hora) y éste debe llevarse a cabo con un movimiento de rotación suave o de barrido desde la encía al diente, sin hacer demasiada fuerza para evitar el mayor desgaste del diente por la combinación efecto del ácido y el cepillado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*