endodoncias-dentistas-en-madrid

La endodoncia es un tratamiento conservador, simple y con pocas complicaciones a nivel orgánico, más allá de inflamación y fracaso del tratamiento o presencia de una fisura vertical, algo que se ve directamente influido en el estado de la pieza dental al ser sometida al tratamiento. El tratamiento está indicado ante caries profundas, próximas al nervio del diente, traumatismos que provocan la necrosis pulpar, infecciones radiculares, etc. Es un tratamiento que intenta salvar la anatomía dental, aunque la estructura haya perdido la vitalidad.

  • Lo primero será llevar a cabo un diagnóstico por un dentista. Se localizará el dolor y se harán pruebas de frío y calor ya que es este último un indicador indiscutible de afección del nervio dental. Además, se realizará exploración intraoral y radiológica del estado de la pieza.
  • Una vez esté indicada la endodoncia como tratamiento alternativo a la extracción del diente, esta se realizará bajo anestesia local.  Es importante que en el momento de la anestesia no haya infección para que ésta pueda actuar eficazmente. Es por ello que el odontólogo suele recetar antibióticos y antiinflamatorios unos días antes, especialmente si has tenido un flemón o fístula.
  • Luego se procede a perforar la corona del diente realizando un orificio central por el que se extraerá el nervio del diente, muy similar a un delgado grano de arroz. Para que el orificio no se contamine, se aísla el diente totalmente mediante el uso de una goma cuadrada que cubrirá la boca.
  • Tras crear el acceso a la pulpa o nervio, se instrumentará el interior del diente con unas pequeñas agujas con dientes minúsculos y fresas especiales, que limpiarán los conductos de la raíz o raíces, eliminando todo tejido blando adherido y barriendo con líquido antiséptico preparado en proporción exacta para dejar el medio aséptico.
  • La última fase será sellar el conducto con finos tubos de goma, a presión, y colocar un cemento temporal que mantendrá sellado el conducto y dejará evaluar la evolución del tratamiento en una semana aproximadamente, tras la cual se coloca el empaste permanente.

Tanto al inicio, como durante y post tratamiento se realizan radiografías periapicales locales para ir controlando que el tratamiento sella completamente el conducto.

Si bien es cierto que la endodoncia no es un tratamiento 100% efectivo ya que la pieza puede no responder favorablemente al tratamiento, su porcentaje de éxito es elevado y es una manera efectiva de evitar la extracción de la pieza, en un primer momento. Combinado con la protección de una corona dental, una endodoncia puede suponer la conservación de un diente durante muchos años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*