Con motivo del Día Mundial sin Tabaco, que se celebra el 31 de mayo, el Consejo General de Dentistas informa sobre las consecuencias que pueden tener para la salud oral el tabaco y el uso de los cigarrillos electrónicos o vapeadores.

Según la Organización Mundial de la Salud (­­­OMS), el tabaco es el causante de más de 8 millones de muertes al año en todo el mundo. En España, el número de fallecimientos por enfermedades relacionadas con el tabaquismo alcanza las 50.000 al año, tal y como apuntan los últimos datos disponibles del Ministerio de Sanidad.

El Dr. Óscar Castro Reino, presidente del Consejo General de Dentistas, explica que “el tabaco contiene numerosos agentes carcinógenos, entre los que destacan las nitrosaminas, los hidrocarburos aromáticos policíclicos y los metales pesados. Asimismo, la formación de radicales libres genera alteraciones en diversas enzimas oxidativas implicadas en la carcinogénesis del cáncer oral. De hecho, fumar conlleva un riesgo tres veces mayor de padecer cáncer oral y siete veces mayor de padecer cáncer faríngeo”.

En este sentido, la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) estima que en 2024 se diagnosticarán 7.603 casos de cáncer de la cavidad oral y faringe. En cuanto a la prevalencia, esta patología afectará más a los hombres (5.370) que a las mujeres (2.233).

Además de ser una de las principales causas del cáncer oral, el tabaco provoca manchas en los dientes, halitosis, enfermedad periodontal, fomenta el fracaso de los implantes, disminuye la percepción de los olores y sabores, retrasa la cicatrización de heridas en la boca, aumenta el dolor tras las extracciones, predispone a la infección por hongos y altera la composición de la saliva.

Aumenta el uso de los cigarrillos electrónicos y vapeadores

Por otra parte, un informe recientemente publicado por Health Behaviour in School-aged Children (HBSC) y la OMS muestra el incremento del vapeo entre los jóvenes. Así, el estudio revela que aproximadamente un 32% de los jóvenes de 15 años había usado cigarrillos electrónicos durante su vida, frente al 25% de los jóvenes de 15 años que habían fumado un cigarrillo.

En España, estas cifras son similares, tal y como se refleja en el Informe sobre los Cigarrillos Electrónicos publicado por el Ministerio de Sanidad en 2022, donde se refleja que prácticamente la mitad de los estudiantes de 14 a 18 años ha utilizado en alguna ocasión cigarrillos electrónicos (48,4%).

“Los datos son preocupantes, ya que estos productos son considerados como alternativas más seguras al tabaco convencional y gran parte de la población los considera inofensivos. Pero desde el Consejo General de Dentistas advertimos de que los cigarrillos electrónicos y vapeadores liberan sustancias tóxicas -algunas de ellas, cancerígenas- y que pueden aumentar las posibilidades de desarrollar problemas pulmonares y cardiacos. Asimismo, estos productos no solo no ayudan a dejar de fumar, sino que enganchan a los usuarios a la nicotina. Y los que son de sabores y no tienen nicotina también son perjudiciales para la salud, puesto que contienen glicerina y propilenglicol”, señala el presidente del Consejo.

“Es necesario que se tomen medidas para implementar políticas que ayuden a abandonar el tabaquismo y, a su vez, impidan que los jóvenes adquieran este hábito tan perjudicial para la salud. Entre todos debemos promover un entorno más saludable para la población”, concluye el Dr. Castro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*