dentistas bioseguridad

Desde que comenzó la pandemia de COVID-19 se puso a la actividad del dentista como una de alto riesgo, pues trabaja a menos de un metro de distancia de su paciente y especialmente en la boca.

Pero, esto no quiere decir que ir a la consulta dental signifique un contagio de coronavirus.

Los dentistas han sabido, como lo han hecho por años, tener a raya al virus en sus gabinetes y la clínica en general.

Adoptaron medidas y reforzaron protocolos de bioseguridad para convertirse en un lugar mucho más seguro que el cine o un restaurante.

Las clínicas odontológicas históricamente han tenido altas medidas de seguridad en la atención con elementos de protección personal (EPI), y ahora en pandemia, estas medidas de seguridad se han fortalecido aun más.

Es sabido que el servicio de odontología es uno de los más resguardados, dado que no es una simple consulta, sino que son procedimientos con un menor o mayor grado de complejidad en la boca, que se sabe, puede ser potencialmente contagiosa.

La sugerencia es asistir al dentista sin miedo, pero siempre siguiendo las recomendaciones y los protocolos que se explican para ir al dentista. De hecho, está claro que la salud bucodental óptima es ideal para mantener a raya al COVID-19.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*