limpieza interdental

No hay excusas para no tener una dentadura limpia y realizar una higiene dental de calidad, pues en el mercado existen cada vez más productos, con variedades dedicadas a cada tipo de personas.

Por ejemplo, hay cepillos eléctricos, manuales, con diferentes tipos de filamentos, más duros o suaves. Lo mismo ocurre con las pastas de dientes que también tienen multitud de sabores y funciones: para encías delicadas, blanqueantes, antiplaca.

Esas son las tradicionales, pero la limpieza interdental es también importante y para ellos hay sedas, hilos, flosser, cepillos interdentales, con o sin cera, con flúor.

Con tantos productos, pueden surgir dudas de si se está usando el adecuado para la limpieza interdental.

Hay que saber cuál es la función de cada uno.

El hilo dental, por ejemplo, es la mejor opción si tus dientes apenas tienen separación. Suele estar compuesto por uno o varios filamentos. Es ideal si son encerados y con pocos filamentos para los que lo usan por primera vez.

La seda es para las personas que no tienen espacio interdental. Se utiliza de la misma forma que el hilo dental y también puede estar encerada.

El cepillo interdental está indicado para espacios interdentales más anchos (cuando la encía no cubre todo ese espacio, y se ven huecos negros, similares a un triángulo negro).

El flosser es un pequeño arco que, en el caso de que tengas dificultad a la hora de usar seda o hilo dental, te puede resultar de gran ayuda a la hora de llegar a los rincones menos accesibles entre las piezas dentales. También lo hay para niños, con divertidas formas de animales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*