Antes de realizarte una radiografía no deberás realizar ninguna preparación especial, lo único que debes es avisarle al odontólogo en el caso de que estés embarazada.

Las radiografías de tu boca no deberían ocasionarte ninguna molestia, pero en el caso de que sientas algo extraño deberás decírselo al profesional. Algunas personas pueden llegar a sentir nauseas, aunque no es lo habitual, este malestar se puede controlar respirando correctamente.

Las radiografías se realizan con el objetivo de evaluar enfermedades y diferentes lesiones en las encías y los dientes. Gracias a ellas podrás ver el número y la posición de los dientes y si las mandíbulas están en la posición correcta.

Las radiografías permiten diagnosticar:

  • Posición de los dientes
  • Número de los dientes
  • Aparición de caries
  • Periodontitis (daño en los huesos de la boca)
  • Abscesos dentales
  • Problemas en los huesos de las mandíbulas
  • Problemas en los dientes

Las radiografías cuentan con una radiación muy baja. En algunos casos es necesario usar un delantal de plomo para cubrir el cuerpo. En el caso de las mujeres embarazadas no es aconsejable realizar este estudio.

En algunos casos se aconseja tomar radiografías interproximales anuales para determinar la aparición precoz de las caries.

Otro de los exámenes comunes dentro de la odontología es el imagenologico, conocido como tomografía compuratizada de haz cónico.

Foto | Flickr

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*