Las radiografías dentales son imágenes que se toman de las piezas dentales y de toda la boca. Se realizan por medio de rayos X con radiación electromagnética.

En el caso de realizarse una radiografía las estructuras más densas (por ejemplo los arreglos realizados con metal, y las obturaciones de plata) tienen la capacidad de bloquear los fotones, apareciendo en las placas como manchones blancos. En el caso de las estructuras que tienen aire en su interior pueden aparecer de un tono negro. Los dientes, tejidos y sangre aparecerán en diferentes grados de color gris.

Existen diferentes tipos de radiografías:

  • Panorámicas
  • Periapicales
  • Interproximales
  • Palatales

Las interproximales son las que se realizan mientras el paciente muerde una tira de papel, sirve para mostrar las porciones de la corona de los dientes superiores e inferiores juntos.

Las radiografías del tipo periapical nos muestran uno diente o dos dientes desde la corona hasta su raíz.

La palatal muestra a los dientes superiores e inferiores en una sola película, dejando ver la mordida del paciente.

Para realizarse una radiografía panorámica será necesario usar una máquina especial que se ubica rodeando toda la cabeza. Se emplea para cuando se van a hacer implantes dentales.

En la actualidad muchos profesionales ya usan radiografías digitales, en estos casos la radiación es mucho menor a la que se presenta en los métodos tradicionales.

Foto | Flickr

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*