Relación entre la masticación y el riesgo de demencia

Las personas adultas que mantienen su capacidad de masticación presentarían una menor propensión a desarrollar demencia más adelante en la vida, comparados con aquellos que tienen deficiencias en este nivel.

Investigadores del Departamento de Odontología y el Centro de Investigación del Envejecimiento en el Instituto Karolinska y la Universidad de Karlstad encontraron dichos resultados que publicaron en la revista de la Sociedad Americana de Geriatría. Lo que todos sabemos es que cuando nos hacemos mayores se incrementan las posibilidades a la pérdida de funciones cognitivas, tales como la capacidad de resolver problemas, tomar decisiones y recordar cosas, por ello los cuidados preventivos son esenciales para alejar lo máximo posible este resultado y tener una mayor calidad de vida por más tiempo.

Según estudios anteriores varios factores pueden contribuir al riesgo de desarrollar demencia, señalando entre ellos una relación sobre la salud oral, en lo que respecta a la perdida de dientes y una pérdida más rápida de la función cognitiva, siendo por lo tanto más propensos a desarrollar demencia. Algunos estudios han sugerido que cuanto más masticamos a cualquier edad, más inteligente somos.

Los investigadores del Colegio de Medicina Bayor encontraron que en la universidad los estudiantes que masticaban chicle regularmente tenían mejores calificaciones de matemáticas que sus contrapartes que no realizaban este tipo de masticación constante. La acción de masticar implica un incremento del flujo de sangre al cerebro, por ello las personas con pocos o ningún diente mastican menos y como resultante su irrigación cerebral es menor.

La hipótesis por lo tanto es que; a menor flujo de sangre al cerebro, mayor será el riesgo a desarrollar problemas relacionados a la función cerebral como la demencia más adelante en la vida.

Imagen: MF

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*