Es importante que sepas que al manipular las resinas no deben producir humos tóxicos ni polvos, deben ser fáciles de emplear, moldeables y con un tiempo de fraguado corto.

Dentro de las propiedades estéticas, las resinas, son translucida o transparentes, así se pueden adaptar a los tejidos orales que irá a reemplazar. Recordemos que se ha demostrado un promedio del 98 por ciento de eficiencia en las restauraciones estéticas a los dos años de su colocación, conservando a la perfección la similitud de color.

El éxito de las resinas se debe a la unión lograda por medio de los adhesivos que ofrece el potencial de sellar los márgenes que se crearon en el tratamiento y reforzar la estructura de los dientes para evitar futuras fracciones.

Las resinas compuestas tienen la ventaja de no transmitir fácilmente los cambios en las temperaturas ya que permiten ejercer un efecto aislante que ayuda a evitar o reducir la sensibilidad postoperatoria.

En algunos casos se emplea la amalgama, un material que si bien es muy duradero se ha convertido en controversial por tener mercurio en su composición.

El uso de las resinas puede presentar algunas desventajas:

  • Contracción por polimerización, esto suele pasar independientemente del sistema que se use.
  • Caries secundaria, diferentes investigaciones han demostrado que pueden aparecer caries secundarias en las fallas de la restauración.
  • Sensibilidad postoperatoria, se presenta en un casi 30 por ciento de los casos.
  • Disminución de resistencia al desgaste

Foto | Flickr

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*