Una vez finalizado el tratamiento de ortodoncia con brackets, comienza una nueva etapa de vital importancia, llevada a cabo con los retenedores de ortodoncia.retenedor_fijo

Esta fase tiene una duración de por vida para evitar que los dientes, que poseen memoria, vuelvan a su posición inicial.

Existen dos tipos de retenedores de ortodoncia: fijos o removibles.

Los retenedores removibles son transparentes, cómodos y permiten cepillarse los dientes normalmente. Su uso durante los tres primeros meses post-brackets es de 24 horas exceptuando las comidas. Para mantenerlo limpio, es necesario limpiarlo con el cepillo de dientes y, una vez por semana, realizar un enjuague con un líquido especial para retenedores de ortodoncia, y así, evitar la formación de sarro. Una vez pasados los tres primeros meses, su uso se limitará a la noche de por vida.

Por otro lado los, retenedores fijos se implantan en la boca de por vida sin posibilidad de quitarlos para comer ni cepillarse los dientes, lo cual dificulta el correcto cepillado usando hilo dental, aunque existen hilos dentales específicos para portadores de retención fija. El tiempo de retención, al igual que los removibles es de por vida.

En ocasiones, se pueden combinar estos dos tipos para ofrecer mayor seguridad a la hora de evitar recidivas, portando el retenedor fijo 24 horas y limitando el uso del removible a las noches.

De cualquier modo, será el ortodoncista el que decida junto con el paciente, el tipo de retención que más le convenga. Se tienen en cuenta aspectos como el estado de la encía, si existe o no gingivitis o si el paciente colaborará a la hora de ponerse el retenedor removible, etc.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*