ronquido

No es descabellado que algún trastorno del sueño pueda estar relacionado con la salud bucal de quien lo padece. Hay que tomar en cuenta que cuando el ronquido está acompañado por síntomas inherentes al bruxismo, puede haber por allí una apnea del sueño.

La apnea del sueño es un trastorno del sueño se caracteriza por episodios en los que la respiración se interrumpe o se hace muy superficial.

El tipo más común es la apnea obstructiva del sueño, que provoca un colapso en las vías respiratorias o una obstrucción de ellas durante el descanso. Entonces la respiración vuelve con un ronquido o resoplido.

Pero además, si además de roncar, sueles apretar o rechinar los dientes por la noche o se observa un desgaste dental, hay que acudir al médico por si se tratara, en efecto, de síntomas de apnea del sueño.

El mayor problema es que en la mayoría de los casos las personas afectadas no son conscientes del trastorno, siendo su pareja o familiares quienes lo advierten.

Otro que puede descubrir el problema es el odontólogo al observar un desgaste del esmalte acelerado u otros síntomas de bruxismo y otros factores de riesgo como la hipertensión arterial, sobrepeso, amígdalas o vegetaciones hinchadas, vías respiratorias pequeñas, somnolencia durante el día, insomnio, dolor de cabeza matutino e irritabilidad.

No hay que minimizar el bruxismo y mucho menos en personas que roncan habitualmente, porque la apnea del sueño aumenta el riesgo de presión alta, insuficiencia cardíaca y accidente cardiovascular cuando no se trata.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*