diente de leche oscurecido

Generalmente es por un golpe fuerte en la cara que a tu hijo se le oscurece un diente de leche. Son casos inevitables, pues los niños juegan con pelotas, se persiguen, corren y puede haber lesiones.

Si el golpe es fuerte el diente puede volverse negro, gris, marrón y hasta amarillo. En cuestión de horas podría verse ese efecto.

Esta coloración ocurre porque la sangre deja de llegar al diente después de recibir la lesión y los minerales como el hierro se filtran dentro de la dentina que protege el diente. A medida que la sangre avanza, la pieza se va oscureciendo.

Pero el oscurecimiento de un diente puede ser por otras razones. La caries infantil en estado avanzado también provoca esta coloración.

Aunque pueda parecer que las lesiones que aparecen en los dientes de leche no afectarán a la dentadura definitiva, lo cierto es que sí puede verse afectada y los niños con caries en los dientes de leche tienen mucho más riesgo de caries en los dientes permanentes.

Otra razón son tinciones debidas a la alimentación y bebidas, e incluso, en ocasiones, algunas bacterias pueden provocar ciertas manchas en los dientes de los niños.

¿Qué hacer? Cada paciente es único y su situación es particular. El tratamiento idóneo tendrá que decidirlo el odontólogo. No es lo mismo que la pieza dental afectada sea un diente de leche o uno definitivo. Por ello, lo ideal es acudir cuanto antes al especialista para que evalúe el estado de la pieza dental y decida cuál es el tratamiento más adecuado.

Si el diente con necrosis pulpar ya es una pieza dental definitiva y no de leche, se puede recurrir a una endodoncia con la que se limpiará y sellará el conducto, evitando que las bacterias se diseminan. Después de la endodoncia, se puede blanquear el diente con el nervio muerto para que recupere su color natural o colocar carillas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*