Es normal que los adultos sufran el síndrome de boca seca o xerostomía. Si bien es una enfermedad de la que no se suele hablar el 20 por ciento de lar personas de 20 años la sufren, en las personas de 60 años este porcentaje alcanza el 40 por ciento. Este trastorno se caracteriza por la disminución del flujo salival.

Cuando existe un problema en la secreción de las glándulas salivares este puede trasladarse a otras áreas de la salud. Una investigación realizada en Finlandia demostró que la saliva es capaz de colaborar en las infecciones como el herpes oral gracias a su función inmunológica. Además el correcto flujo salival tiene funciones analgésicas y calmantes.

La mitad de las personas que sufren el síndrome de boca seca no presenta síntomas hasta que se llega a un estado avanzado. Por eso es muy importante que se realice un diagnostico precoz de la enfermedad, para comenzar el tratamiento y evitar complicaciones, por ejemplo, la aparición de la gingivitis, la destrucción de las piezas dentales y el dolor en la boca.

En otros casos las consecuencias son diferentes, generando insomnio, irritabilidad, depresión.

Este trastorno puede tener diferentes orígenes, uno de los más frecuentes es que el paciente se encuentre tomando medicamentos, más de 500 familias de fármacos pueden ser las responsables de la xerostomia.

Foto | Flickr

Compartir
Artículo anteriorCamuflar la ortodoncia
Artículo siguienteVarias razones saludables para usar el hilo dental
Hola! Soy Leticia del Pino, trabajo como editora de contenidos y disfruto escribiendo sobre temas de interes como la odontología, la salud de los pacientes y los nuevos avances tecnológicos vinculados a la medicina en general.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*