Este síndrome se refiere a las personas que tienen el maxilar más pequeño y más alto, el paladar está más arqueado, esto genera que los dientes se monten uno sobre otros o se apiñen. Estéticamente esto es muy notorio.

Mediante este tipo de síndrome as personas podrían tener luxación mandibular, causando malestar al comer, bostezar. Si bien aun no se tienen muchos datos sobre como manejar los problemas odontológicos que se presentan en individuos con Síndrome de Marfan, el cuidado de la boca es fundamental, en especial cuando hablamos de pequeños.

Los niños deben empezar a controlarse a partir de los siete años de edad, esto se hace para poder tener diferentes opciones terapéuticas mientras los pequeños se encuentran en crecimiento, disminuyendo cuando son adolescentes o adultos.

Cuando un niño de esta edad tiene el Síndrome de Marfan es fácil de reconocer porque tienen el maxilar superior más pequeño. Para tratar este problema, una de las posibilidades, es aumentar el arco superior con un expansor. En los niños muy pequeños puede pasar que la sutura del paladar no se encuentre fusionada.

Te aconsejamos tratar el tema desde la primera niñez ya que al llegar a la adolescencia la ortodoncia solo no bastará, siendo necesaria una cirugía para hacer de nuevo los huesos que se encuentran flexibles.

Foto | Flickr

Compartir
Artículo anteriorBacterias orales y riesgo de cáncer
Artículo siguienteVía libre para oficinas y clínicas
Avatar
Hola! Soy Leticia del Pino, trabajo como editora de contenidos y disfruto escribiendo sobre temas de interes como la odontología, la salud de los pacientes y los nuevos avances tecnológicos vinculados a la medicina en general.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*