Los síntomas de la decoloración dental obviamente se relaciona con manchas en la superficie del diente o el esmalte, pero estas pueden ser desde muy evidentes a pequeñas líneas imperceptibles para nosotros, pero no para un profesional.

Podemos evaluar que padecemos una decoloración dental cuando aparecen de rayas blancas a tintes amarillos o manchas marrones y fosas, ya que si el esmalte se desgasta, lo que se podrá observar es la dentina y cuando esto sucede se nota una coloración amarilla.

No se requieren pruebas especiales para determinar el problema, ya que un dentista o profesional dental puede diagnosticar la decoloración de los dientes con solo mirarlos. Algunos casos de decoloración se pueden solucionar solo con una limpieza dental profesional, un ejemplo característico serían las manchas causadas por el café, pero en otros casos las manchas son permanentes, en los cuales tal vez se pueda requerir de una corona o carilla dental para cubrirlo.

La prevención se reduce a la constancia del cepillado después de cada comida, así como también los dentistas recomiendan que usted enjuague su boca con agua después de tomar bebidas como vino, café u otros alimentos que puedan manchar los dientes. Las limpiezas regulares son muy importantes para solucionar los problemas incipientes, en tal caso deberán ser realizadas por un higienista dental.

Las manchas intrínsecas que son causadas por el daño a un nervio o vaso sanguíneo en un diente a veces se pueden prevenir, aplicando un tratamiento de conducto radicular para eliminar la parte interna del diente (la pulpa) antes de que tenga la oportunidad de la corrupción y se oscurezca.

Para evitar las manchas intrínsecas en los niños, se deben evitar las exposiciones tempranas a los fluoruros, sin embargo una vez que el esmalte se forme (8 años aproximadamente), el fluoruro no decolora los dientes.

Imagen: FM

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*