tartrectomia o limpieza profunda

La limpieza dental que hace el odontólogo para eliminar sarro, placa bacteriana y manchas tiene un nombre técnico, y es la tartrectomía.

En este tratamiento dental lo más importante es la eliminación de los cálculos que se forman a causa de la mineralización de la placa dental (sarro) y que se adhieren a los dientes, ya sea junto a la línea de la encía, en los espacios interdentales o en el interior de la encía.

El sarro se forma en los dientes por más que la higiene dental sea la correcta, pues existen lugares de la boca a los que no alcanzan un buen cepillado y el hilo dental.

Además, hay otros factores que aceleran el proceso, como enfermedades bucales, predisposición genética, y el tipo de bacterias que haya en la boca, aunque el más importante es la falta de higiene o una higiene inadecuada.

La tartrectomía se realiza cuando el sarro se encuentra por encima de la línea de las encías y se ejecuta como un raspado coronal. Y debe hacerla únicamente un profesional calificado.

Pero cuando los cálculos se forman por la parte interior de la encía (subgingivales), la tartrectomía se denomina raspado radicular y debe ser realizada por un periodoncista, al ser necesario un equipamiento especial e incluso el uso de aparatos de ultrasonidos.

Los ultrasonidos emplean ondas sonoras de alta frecuencia para fracturar depósitos de cálculo, que luego se retiran mediante un proceso de lavado mecánico denominado cavitación.

Por esta razón tienen contraindicaciones:

-Pacientes con marcapasos, ya que la frecuencia de sonido del aparato puede producir interferencias electromagnéticas.

-Osteomielitis locales.

-Diabetes grave no controlada.

-Existencia de metástasis locales secundarias a un tumor.

-Pacientes con el sistema inmunitario debilitado.

-Pacientes sometidos a tratamientos prolongados de antibióticos, corticoides e inmunosupresores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*