Tratamiento de canal

Hasta hace algunos años cuando existía un problema con algún diente la pieza era extraída sin buscar una solución alternativa. Con el paso de los años y con la aparición de nuevas tecnologías se trató de conservar a los dientes que por diferentes razones se encontraban afectaos, limpiando los canales usando instrumentos manuales.

Después se comenzaron a utilizar antisépticos para eliminar las bacterias. Se realizaban sellados de los canales, luego de instrumentarlos se usaban diferentes materiales como plomo, laminas de oro, madera, plumas. Cuando estaba finalizando la década de 1930 se empezaron a usar puntas de plata.

En la actualidad el material más aceptado por los pacientes que buscan reponer el nervio es el gutapercha, que se une a un sellador con el objetivo de evitar el nuevo ingreso de las bacterias y la reinfección de los dientes. Para su colocación se anestesia a la pieza afectada y se debe aislar de la saliva con el dique de goma del contenido de las bacterias.

El uso de este aislante es necesario para que se tenga un excelente resultado a largo plazo, permitiendo que el tratamiento dure hasta 30 años. Si no se llega a usar se puede comprometer todo el tratamiento.

Se emplean instrumentos manuales rotatorios para evitar las infecciones, se toman radiografía para un buen diagnóstico.

En teoría el tratamiento de canales no debería ser doloroso, salvo en casos excepcionales. Este tipo de tratamiento es el que más mala prensa tiene, todos los asocian al dolor y a las infecciones.

Foto | Flickr

Compartir
Artículo anteriorCepillado de dientes en niños
Artículo siguienteCepillado de dientes en niños (II)
Avatar
Hola! Soy Leticia del Pino, trabajo como editora de contenidos y disfruto escribiendo sobre temas de interes como la odontología, la salud de los pacientes y los nuevos avances tecnológicos vinculados a la medicina en general.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*