Tratamientos dentales; la anestesia local

Los tratamientos dentales la mayoría de las veces requieren adormecer una parte de la boca, para lo cual el dentista inyecta un medicamento en la encía o en la mejilla interior, que recibe el nombre de anestesia local.

Este anestésico local suele ser lidocaína, ya que es el medicamento más común que utilizan los dentistas, sin embargo existe muchos otros, pero todos tienen nombres que terminan en “-caína“. Antiguamente se utilizaba la novocaína, pero esta cayo prácticamente en desuso actualmente, ya que otros medicamentos duran más, funcionan mejor y tienen menos probabilidades de causar reacciones alérgicas.

El fármaco anestésico es sólo una parte de lo que se inyecta, ya que además a este se suman:

-Un medicamento vasoconstrictor, que actúa reduciendo los vasos sanguíneos, para que el entumecimiento dure más tiempo.

-Un producto químico que mantiene el efecto vasoconstrictor

Hidróxido de sodio, que ayuda al adormecimiento

Cloruro de sodio, que ayuda a los fármacos a entrar en la sangre

Existen dos tipos de inyecciones anestésicas, una adormece toda una región de la boca, como un lado de su mandíbula inferior y otra adormece un área más pequeña, que es el área cerca de donde se pone la inyección.

Si usted necesita anestesia local con el fin de recibir el tratamiento dental, su dentista primero secará parte de la boca con el aire o el algodón, para luego limpiar la zona con un gel que adormecerá la piel, después inyectará lentamente el anestésico local.

Para tener en cuenta; una inyección de anestesia local puede durar hasta varias horas, por lo cual después de salir del consultorio del dentista, es muy común que le resulte difícil hablar con claridad o comer, por ello; tenga cuidado de no morder con el área entumecida, ya que podría hacerse daño sin darse cuenta.

Imagen: MF

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*