Una mala elección en tu dentistas

Una mala elección en tu dentistas

Elegir de forma incorrecta un dentista puede traer consecuencias lamentables. Cuando es necesario realizarse un tratamiento dental los pacientes deben pensar con que odontología lo realizarán, para poder llevar adelante una buena elección es fundamental estar bien informados.

Por lo general, antes de comenzar con un tratamiento los odontólogos deberán evaluar la situación particular de los pacientes, el estado de su salud, tanto bucal como general. Realizar un tratamiento estético sobre un problema preexistente dental podría ser muy grave, generando que la enfermedad que se tenía avance notablemente.

También se debe prestar atención si durante el tratamiento se siente un gran dolor dental o grandes molestias en la mandíbula. La mandíbula no solo que no debe doler sino que además deberá estar perfectamente alineada, de lo contrario las coronas dentales y las carillas podrán romperse o caerse.

Además de los problemas vinculados estrictamente con la salud y con las consecuencias de un mal tratamiento elegir mal a un dentista puede provocar una perdida de tiempo y un gasto de dinero.

Cuando se elige mal a un profesional se puede perder una gran cantidad de dinero en tratamientos mal realizados o innecesarios.

En ocasiones el profesional se puede equivocar en los tratamientos, esto puede terminar en un caso de mala praxis. También es importante saber que las equivocaciones en los procedimientos dentales no siempre terminan en mala praxis. La ley puede dictaminar cuando se trata de una negligencia, y cada uno de los estados tiene su propia manera de proceder cuando esto sucede.

Lo primero que se deberá hacer es determinar si la evidencia puede ser considerada como negligencia del profesional, si el tratamiento dio malos resultado no significa que haya sido mala praxis. Por eso el primer paso consiste siempre en pedir los registros dentales de cada uno de los pacientes. Recuerda siempre que como paciente tiene el derecho de pedir una copia de los registros y la institución tiene la obligación de otorgártela.

Foto | Flickr

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*