blanqueamiento dental

Ese color llamativo que tienen los dientes se va perdiendo con el tiempo, el consumo de determinados alimentos y medicamentos, o el sufrimiento de diversas enfermedades. La dentadura pasa a tener una apariencia amarillenta poco estética.

Pero, hoy, con los avances en la odontología, existen diversos tratamientos para mejorar el aspecto de la sonrisa. El más sencillo y asequible es el blanqueamiento dental.

En la sociedad de hoy, tener dientes blancos y relucientes se asocian a la belleza y al estilo de vida saludable. Pero además mejoran la autoestima y la confianza en la persona.

 

Las ventajas

Este tipo de tratamiento es seguro si se realiza con profesionales y expertos en la materia, quienes lo primero que harán es un estudio para analizar el estado y las necesidades de cada paciente.

Entonces se elabora un tratamiento personalizado. El odontólogo toma en cuenta el tipo de esmalte, el color de los dientes y el aspecto que se quiera conseguir. Informará  cuáles es el tratamiento más adecuado.

Siempre son tratamientos rápidos y sencillos, con resultados visibles al momento. Además, no son invasivos, son indoloros, a excepción de la posible sensibilidad que pueda sentirse las primeras horas.

El alerta es con algunos tratamientos blanqueadores caseros o no profesionales, que pueden dañar el esmalte de los dientes. De ahí que sea tan importante confiar esta labor a un dentista.

El blanqueamiento dental no tiene efectos secundarios y están recomendados para personas de todas las edades, aunque siempre se deberá consultar con el dentista por si la solución para mejorar la estética dental pasa por otro tipo de tratamiento.

Las desventajas

Las desventajas de un blanqueamiento dental pasan tienen más que ver con la aplicación de una técnica no profesional, o por un estudio inadecuado de las verdaderas necesidades del paciente.

Resulta que a menudo es conveniente realizar antes del blanqueamiento otro tipo de tratamientos, como una limpieza dental profesional, o simplemente no ser conveniente por las peculiaridades de cada caso. A veces la solución son carillas dentales.

Si se abusa de los tratamientos, los dientes pueden llegar a verse artificiales y hasta volverse más sensibles.

El paciente puede sufrir hipersensibilidad dental temporal, en el momento y minutos después del tratamiento de blanqueamiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*