El proyecto piloto de Sanitas para reciclar mascarillas higiénicas, quirúrgicas y FPP2 ya está en marca con la instalación de contenedores para su recolección en 20 clínicas dentales de Madrid y Barcelona.

En ellas, cualquier persona podrá reciclar sus mascarillas usadas.

Sanitas estima que inicialmente recogerá y reciclará anualmente cerca de 100.000 mascarillas. Una cifra con la que se evitará verter más 90 kilos de residuos plásticos en vertederos, más de 90 kilos de combustible fósil y se logrará el ahorro de más de 200 kilos de CO2 emitido a la atmósfera.

También habrá contenedores en las oficinas centrales de Sanitas, en la calle Ribera del Loira, y las oficinas de su centro de relaciones con clientes en Madrid.

El proceso de reciclaje se llevará a cabo junto con Recicla Mascarillas, un programa de economía circular lanzado gracias a la experiencia de 25 años en la gestión de residuos promovido por Orka Gestión de residuos y Nantek.

Una vez recogidas, las mascarillas, que a priori son un residuo no reciclable, se someten a un proceso patentado de pirólisis avanzada para transformarse en productos de alto valor añadido para ser reutilizados en el sector industrial y el transporte.

Las mascarillas quirúrgicas y las FFP2 están hechas de materiales plásticos formando filtros que impiden que las partículas pequeñas y los virus lleguen a nuestro sistema respiratorio. Dados sus componentes plásticos, estas mascarillas pueden tardar hasta 400 años en descomponerse y si se desechan incorrectamente tienen el potencial de contaminar nuestro entorno.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*