El anclaje de los mini tornillos ha ampliado considerablemente el límite de la ortodoncia clínica usada por dentistas. Los mini tornillos pueden proporcionar un punto de anclaje firme para varios movimientos dentales e incluso hacer posible el movimiento del diente en direcciones difíciles de abordar por la mecánica ortodóntica tradicional.

El uso clínico del anclaje de mini tornillos también conlleva algunos riesgos. Uno de los más temidos es la fractura del tornillo, tanto en la colocación como en la extracción.

Un efecto secundario indeseable es también el daño en los tejidos blandos, aunque es temporal en la mayor parte de los casos. Otra cuestión son los tejidos duros donde es irreversible y debe extremarse el cuidado para no dañar los tejidos periodontales.

Para ello, usar los tornillos adecuados y mantener un buen control del anclaje son dos factores representativos del éxito de una ortodoncia clínica.

Los anclajes extraorales, por ejemplo, suelen ser cascos o mascarillas, por tratarse de dispositivos muy potentes, pero su eficacia va a depender del que el paciente siga las indicaciones del ortodoncista.

Los elásticos intermaxilares, comparten la misma desventaja que los anclajes extraorales. En el caso de anclajes intraorales, que conocemos por arco transpalatino, arco lingual, arco de sujeción, etc. no requieren de la cooperación consciente del paciente, pero imposibilita la fijación absoluta del anclaje.

¿Cuáles han sido más aceptados por la ortodoncia actual?

Los mini tornillos y mini-placas, desarrollados en el este de Asia, han sido bien de los dispositivos mejor aceptados alrededor del mundo. Se les conoce como dispositivos de anclaje temporal (TADs) aunque existen varios tipos. A los fabricados en aleación Ti-6V-4Al se les reconoce cierta preferencia por su alta biocompatibilidad, la disminución de la incomodidad del paciente, que son relativamente poco invasivos y se han registrado menos limitaciones en la colocación, así como proporcionar un anclaje estable para varios tipos de ortodoncia clínica, como por ejemplo, casos de mordida cruzada o que requieren tratamientos combinados de ortodoncia y cirugía maxilofacial.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*