El dolor de muelas puede ser un síntoma de una infección dental, ya sea como consecuencia de una cirugía que no se recupera adecuadamente, una caries profunda, traumatismos dentales, piezas dentales en proceso de necrosis, etc. Las causas pueden ser múltiples y lo aconsejable es ir al dentista más cercano para que pueda diagnosticar con exactitud su situación dental.

En este artículo vamos a tratar sobre los antibióticos específicos para las infecciones dentales, ya que todos los antibióticos no están indicados para estas patologías.

Antibióticos más recetados para casos de infección de muelas y encías, destacables tenemos:

-Amoxicilina: La amoxicilina es capaz de atacar una amplia variedad de bacterias y es un antibiótico que tiene buena absorción por parte del organismo. Suele indicarse cuando hay constancia de infección de muelas, cordales o muelas del juicio, abscesos dentales y fístulas. Al ser familia de la penicilina está contraindicada en pacientes con alergia a esta.

-Eritromicina: La eritromicina es un antibiótico muy recurrido en casos de infección dental o un absceso, estando contraindicada en pacientes con enfermedades hepáticas. En el caso de las mujeres que toman medicamentos anticonceptivos, deben tener en cuenta que el uso de estos antibióticos puede disminuir su eficacia.

-Cefalosporinas: Las cefalosporinas se pautan también en casos de infecciones dentales, con una debida advertencia para pacientes con insuficiencia renal, hepática o embarazo.

-Metronidazol: El metronidazol está indicado en casos de infecciones por hongos, cándida e infecciones orales. Algunos profesionales indican el tratamiento combinado de metronidazol con amoxicilina para completar el tratamiento sistémico de infecciones periodontales. No está indicado su prescripción en pacientes con enfermedades hepáticas, intestinales, trastornos en las células sanguíneas y trastornos del sistema nervioso. Los mejores instrumentos para tratar una infección dental

Los antibióticos tienen un ciclo temporal que debe hacerse íntegro, sin saltarse tomas, para completar el tratamiento y no desarrollar resistencia al mismo. Siempre bajo supervisión de un especialista, en este caso tanto su dentista de confianza como su médico de cabecera podrán expedir la receta e indicarle la dosis correcta y pautas de administración.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*