El juzgado de instrucción número 5 de Donostia ha condenado a un protésico dental por la práctica de tareas permitidas solo a los dentistas titulados. El acusado realizó tareas de dentista en su laboratorio de prótesis.

El Consejo General de Dentistas recalca esta razón y que comercializaba directamente al público las prótesis, tomaba las medidas y manipulaba la boca de los pacientes que allí acudían.

El acusado ha sido condenado a pagar una multa de seis euros de cuota diaria de ocho meses, en total 1.440€.

Por su parte, el Dr. Óscar Castro, presidente del Consejo General de Dentistas, ha solicitado “endurecimiento de las penas por delitos de intrusismo profesional para que sean verdaderamente disuasorias”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*