La falta de hueso para soportar un implante es uno de los problemas más frecuentes con los que se encuentra el dentista a la hora de abordar un tratamiento de este tipo. Las razones por las que el hueso se reabsorbe pueden ser varias.

Las situaciones de pérdida de hueso son complicadas casi todas, y en especial cuando hay estructuras fisiológicas cercanas, senos maxilares, nervio facial, o aquellas que impiden una correcta instalación del implante ya sea por falta de hueso a nivel vertical como horizontal.

Pero, en su mayoría, cuando se pierde el hueso es porque ya hay pérdida del diente, ya sea porque no se ha sustituido o porque dicha sustitución no se haya llevado a cabo de forma correcta.

Hay que recordar que el hueso es un tejido vivo y funcional, diseñado para soportar carga y cuando dicha función desaparece por la pérdida del diente se reabsorbe y da lugar a que haya una menos cantidad de hueso disponible para poner el implante. Esta reabsorción se va agravando a medida que va pasando el tiempo

En los últimos años se han desarrollado diferentes técnicas y se han probado diferentes materiales para afrontar un implante bajo estas características.

Hay implantes de una longitud menor que permiten abordar estas situaciones tan comprometidas. A su vez, diferentes técnicas de regeneración ósea permiten aumentar tanto el volumen como la cantidad de hueso presente en el maxilar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*