En los últimos años, el número de reclamaciones dentales ha aumentado, si tenemos en cuenta las que se presentan directamente ante las oficinas del consumidor y las propias clínicas. Además, las cadenas dentales (franquicias y aseguradoras) reciben más de la mitad de las reclamaciones, ya que en este tipo de clínicas atienden al triple de pacientes que en una tradicional. 

Muchos de los casos están relacionados con negligencias dentales. También, hay que tener en cuenta que éstas pueden acarrear consecuencias psicológicas, físicas y económicas para los pacientes afectados. Desde un punto de vista médico, se puede producir desde un agravamiento de la enfermedad a lesiones permanentes. 

Ante esta situación, la demanda sobre la figura del perito judicial dental ha aumentado en los últimos tiempos. El peritaje dental es un informe pericial que realiza un perito odontólogo o médico estomatólogo/cirujano maxilofacial, que estudia el diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades de los clientes con el objetivo de analizar y detectar posibles negligencias médicas.  

En este aspecto, las áreas más comunes del peritaje dental son: negligencias con la endodoncia, negligencias en cirugía oral, errores en el tratamiento de odontología y problemas con empresas odontológicas de bajo coste. Una negligencia dental se produce cuando un profesional realiza una mala praxis y provoca un daño en el paciente. Si se produce una situación de negligencia dental como una aplicación de un tratamiento inapropiado, uso de técnicas inadecuadas o falta de cualificación del profesional, el procedimiento a la hora de hacer una reclamación por negligencia dental es el siguiente: 

  1. Complementar un formulario y adjuntar el informe clínico. 
  2. A partir de este informe, se llevará a cabo una valoración inicial jurídica y médica a través de los peritos judiciales expertos en la materia, para ver si se trata de una negligencia médica y cuanto podrías reclamar. 
  3. El perito judicial realizará un informe analizando todo el caso de forma objetiva. 
  4. Con el informe hecho, se presenta una reclamación amistosa a la clínica. 
  5. En caso de que no respondan a dicha reclamación, se presentará una demanda judicial. 
  6. A partir de aquí se obtendrá una sentencia del juez. En todo el proceso, la figura del perito judicial y del abogado son vitales. 

La reclamación de una negligencia médica es larga y tediosa. Por eso, a la hora de presentar una reclamación es necesario contar con la ayuda de un experto como un perito judicial dental. Estos profesionales son cualificados en el ámbito de periciales médicas como los administradores judiciales que garantizan el control y la protección de diferentes derechos patrimoniales.   

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*