Una reciente investigación del doctor Antonio Bowen Antolín, publicada en Gaceta Dental, revela que los implantes cigomáticos, diseñados en 1989, ofrecen una alternativa más al cirujano en el momento de planificar un tratamiento protésico-rehabilitador implantosoportado.

El tratamiento puede aplicar a los pacientes con un maxilar superior atrófico, que complica la realización de injertos óseos por su alta complejidad y baja predictibilidad.

Pero las técnicas de carga inmediata sobre implantes cigomáticos, solos o en combinación con implantes alveolares, sí tiene una alta predictibilidad. También facilitan una recuperación inmediata a la cirugía y todas las funciones del paciente.

El doctor Bowen Antolín explica en la introducción de su investigación que el diseño de la rehabilitación definitiva es fundamental, porque en estos casos con atrofias extremas la definición prequirúrgica es crucial para planificar de forma decisiva la cirugía.

Es donde entra el juego el análisis facial, que ayudará no solo en la estética de la sonrisa sino por la repercusión final del tratamiento.

Bowen Antolín recuerda que el flujo digital en implantología no está estandarizado de forma definitiva aun, aunque los autores coinciden en la necesidad de diferenciar cuatro fases diferentes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*