Un protésico dental que diagnosticó, tomó impresiones y colocó implantes a una paciente fue condenado en Cádiz por intrusismo profesional. Son tareas que solo pueden realizar de forma legal los odontólogos con título universitario.

El hombre fue acusado por el Colegio de Dentistas de Cádiz como ente particular en nombre de la afectada, una mujer de 77 años.

La condena la impuso el Juzgado de lo Penal nº 5 de Cádiz, que determinó que el acusado “extralimitándose en sus funciones” llevó a cabo acciones propias y exclusivas de los dentistas sin tener la titulación ni cualificación necesarias para ello.

Los hechos ocurrieron en 2016. La prótesis que colocó a la paciente tuvo que ser retirada por las molestias que le causaba.

Como consecuencia de ello, la paciente sufrió lesiones como eritema y edema en la zona derecha de la cavidad bucal, por lo que requirió atención facultativa.

La sentencia, que es firme, establece una condena de 12 meses de multa con una cuota diaria de 10 euros (en total, 3.600) y al pago de las costas procesales. Dicha indemnización la recibirán los herederos de la paciente afectada, puesto que esta falleció durante el proceso judicial, que ha durado cuatro años.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*