Las enfermedades periimplantarias son una amenaza significativa para la supervivencia y el éxito a largo plazo de los implantes dentales. Estas patologías, que incluyen la mucositis periimplantaria (una inflamación reversible en los tejidos blandos periimplantarios) y la periimplantitis (una enfermedad irreversible que también afecta al hueso), pueden desarrollarse en casi dos de cada tres personas a las que se les colocan implantes dentales.

La clave para combatir estas enfermedades radica en la prevención, y una de las medidas preventivas más efectivas es el control del biofilm oral, también conocido como placa dental. Este biofilm es una comunidad de bacterias que se adhiere a la superficie de los dientes y los implantes, y su acumulación puede provocar inflamación e infección en los tejidos que rodean los implantes.

El control del biofilm oral implica mantener una higiene bucal rigurosa, que incluye el cepillado regular de los dientes y los implantes, el uso de hilo dental y enjuagues bucales antibacterianos, y las visitas periódicas al dentista para limpiezas profesionales. Estas prácticas ayudan a eliminar el biofilm y a prevenir su acumulación, reduciendo así el riesgo de enfermedades periimplantarias.

Además, los profesionales de la salud dental pueden implementar métodos para tratar la superficie del implante contaminada, lo que puede ser eficaz y duradero para prevenir estas enfermedades. Sin embargo, es fundamental recordar que la prevención es siempre la mejor cura, y el control del biofilm oral es un componente esencial de esta prevención.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*